Skip to content →

El órgano de la Basílica de Montserrat.

La Basílica de Montserrat es uno de los puntos de nuestro país donde más se prodiga la música de órgano debido a la cantidad y calidad de la liturgia que se celebra desde hace siglos con una saga de monjes organistas y compositores (la llamada “Escuela de Montserrat) que desde el siglo XVI han ido dotando musicalmente las celebraciones y generando un grueso importante de composiciones donde el órgano solista o acompañante tiene un papel destacado.


E
ste templo ha dispuesto de varios órganos en diferentes estilos y ubicaciones según la necesidad de cada época. El nuevo órgano monumental que se inauguró el año 2010 responde a la necesidad de un gran instrumento apto para el intenso acompañamiento litúrgico que allí se celebra a diario y también para la interpretación de todo el repertorio organístico, que suena a diario en celebraciones retransmitidas por TV y radio, como los conciertos del reconocido Festival Internacional “Orgue de Montserrrat” Abat Cassià Just In Memoriam que se celebra cada verano, con un éxito absoluto de asistencia.


Tanto por su diseño como por sus recursos, se trata de un órgano de estilo contemporáneo, con una fisonomía basada en el órgano histórico catalán: ubicado en el lateral de la nave, con cuerpo mayor y cadereta, y tubos mayores en los laterales de la caja…  Un órgano monumental con una caja de 13,5 metros de altura y fachada de 16 pies que dispone de 4.242 tubos en 63 registros distribuidos entre 4 manuales y pedal, de accionamiento mecánico desde la consola del órgano o eléctrico desde la consola del presbiterio.


Es un instrumento caracterizado por una sonoridad amplia, diversa, con sonidos de gran profundidad, y soluciones muy originales como una gran cadereta de 16 registros suspendida bajo el organista, dos cajas expresivas de gran eficacia, registros peculiares como el 32 pies ubicado sobre el techo, una flauta travesera de batalla o un juego de campanillas en la corona del órgano.